Dirección de Ciclo II

Dirección Ciclo 2 comprende los cursos de Tercero  a Sexto año de Educación básica. Atendiendo a un total de 173 estudiantes aproximadamente.

El equipo está conformado por un coordinador, profesores jefes, profesores de asignatura, asistentes de aula e inspector quienes en su conjunto  cumplen de manera responsable y óptima cada una de las tareas asignada. Incluso, la proactividad es un sello que cada uno posee intrínsecamente y que caracteriza al segundo ciclo.

La dirección de ciclo junto a su coordinador  son responsables inmediatos de organizar, coordinar y supervisar el trabajo técnico-pedagógico y disciplinario  de los distintos cursos, de manera que funcionen eficiente y armónicamente. Algunas de las funciones de la Dirección Ciclo 2 son:

  • Velar y supervisar por la adecuada aplicación de los Planes y Programas de Estudio vigente. Así como también la aplicación exacta del Manual de Convivencia.
    • Coordinar y planificar la utilización adecuada de los recursos materiales, audiovisuales e informáticos, como apoyo a las actividades de desarrollo de las distintas unidades de aprendizaje de los diferentes subsectores.
  • Promover y contribuir al perfeccionamiento de los Docentes en la aplicación de los medios, métodos y técnicas de enseñanza, que aseguren efectividad en el aprendizaje de los alumnos.
  • Desarrollar un sistema y los procedimientos necesarios para que el Equipo Directivo pueda realizar una acción sistemática de Supervisión o acompañamiento al trabajo docente en el aula, con el objeto de cautelar el mejoramiento del proceso de enseñanza y aprendizaje.
    • Organizar los calendarios de actividades curriculares.
    • Permanente reuniones con profesores, inspectores, alumnos y apoderados para monitorear la disciplina de los estudiantes.

El Colegio Nazaret desarrolla una gestión que apunta a la calidad educativa, consecuente con su sentido filosófico y educativo,  que manifiesta el Proyecto Educativo.

En este marco, el Colegio Nazaret pone su foco en el estilo de aprendizaje de cada uno de  los estudiantes.  Esto es, organizar la dinámica de estos a través de un modelo ecléctico que permite abordar las diferentes formas de aprendizajes que nuestros estudiantes poseen.

Enfocándonos en el desarrollo de las habilidades a través de rutinas de pensamientos, que permiten la participación de cada uno.

Junto a lo anterior, la instalación de una cultura de práctica docente y pedagógica fuerte, visible, transparente y común en el dominio de las actuaciones de éxito que nos ofrece Comunidades de Aprendizaje.

Uno de los sellos que nos lleva a abordar nuestras prácticas educativas de manera sólida sustentada por un marco teórico que nos enseña a cada uno a relacionarse con y desde nuestras diferencias.

La opción curricular que adopta el Colegio también  es un modelo de aprendizaje-enseñanza que permita el desplazamiento de un aprendizaje orientado a funciones mecanicistas y reiterativas hacia uno abstracto e innovador, que permita a los estudiantes  que desarrollen sus capacidades de aprender por sí mismo, aprender a usar lo que sabe, se acostumbre a investigar y a trabajar de manera colaborativa, tome decisiones sobre la base de información adecuada y se torne competente en diversos dominios del saber hacer.

A través del modelo de enseñanza – aprendizaje, se promueve un desarrollo de habilidades orientadas a competencias cognitivas superiores, para que el estudiante logre a través de la reflexión y la meta cognición el autoaprendizaje.

El rol de una dirección de ciclo que  reconoce la importancia de favorecer un clima escolar que posibilite los mejores aprendizajes a sus estudiantes. Pero, así mismo, comprende que el clima escolar es una construcción colectiva, una forma de aprendizaje social, que se origina, desarrolla y establece de manera dinámica a través de las relaciones entre todos los miembros de la comunidad educativa.

Es por eso que se contribuye también desde el aprendizaje en el aula al social a través de nuestra salida pedagógica a diferentes pueblos, museos o actividades dentro de la zona.

Que tienen como objetivo no solo cumplir con los objetivos de aprendizajes que nos señala y regula las bases curriculares sino también  abordar las dimensiones socio-afectivas y físicas.